100% I...

Curiosidades de la vida hacen que este vino sea posible, partiendo de un viñedo de 1.847 pie franco prefiloxérico. Cuando solicité el cupo de esta parcela para meter la uva en bodega me dicen en el órgano de control, que la viña está sin registrar y que no pueden hacer nada para esa cosecha, que lo pida para el año siguiente, entonces se me ocurre no registrar el viñedo y meter mi uva en la bodega por la noche como si la hubiera robado, esa ilegalidad hace que imagine un vino con identidad propia donde nunca se trasiega, nunca se utilizan bombas, solo por gravedad, de ahí su alto contenido en CO2. El mosto pasa a barrica de 4/5 años donde está entre 10/11 meses afinándose para aportar todo el potencial del varietal y el terroir donde el viñedo hunde sus raíces.

Al no tener SO2, el CO2 le protege de la oxidación, de ahí su carácter frizzante.

El nombre ya está registrado por una empresa alemana y ese juego medio ilegal va hasta el final. Y la última curiosidad es que a raíz de poner este nombre, esta empresa alemana se enteró que yo hacía este vino, solo una barrica, unas 265 bot/año y han empezado a importar alguno de mis vinos desde Alemania.

Ya sabes, todo esto es el resultado de una viticultura y elaboración de BIOSINERGIAS.